0
Oscar de la Renta, el diseñador que puso a República Dominicana en el mapa mundial de la moda, falleció ayer en Connecticut. Tenía 82 años de edad.
El cáncer terminó venciéndolo luego de casi una década de padecimiento, aunque se mantuvo activo hasta sus últimos días en una carrera que durante 50 años le tendió su mejor alfombra a sus diseños, lucidos por primeras damas de Estados Unidos, actrices de Hollywood y personalidades del mundo.
Hijo de padres españoles, Oscar de la Renta nació el  22de julio en Santo Domingo en 1932.
Su sueño era la pintura. En Madrid estudió en la Escuela de Arte de San Fernando.
Allí descubrió que poseía actitud para el diseño. Entonces, recordaba en entrevistas, comenzó a dibujar para varias revistas de moda y terminó como aprendiz de uno de los más grandes couturiers del siglo XX: Cristóbal Balenciaga.
Su primer acierto fue gracias a la realización de un boceto para un vestido que lució Beatriz Lodge, hija del entonces embajador de Estados Unidos en España.
La joven Beatriz, vestida con una creación de Oscar de la Renta, fue portada del semanario “Life” y el nombre del dominicano empezó a sonar en los círculos más influyentes de la moda, destacó un reportaje de la agencia EFE.
Luego se instaló en París y allí trabajo junto a otro español, Antonio del Castillo, que estaba al frente de la prestigiosa casa de costura Lavin.
“Fui muy afortunado, pues empecé por arriba”, dijo en una ocasión. En la década de los 60, durante un viaje a Nueva York le ofrecieron trabajar en la prestigiosa casa de moda Christian Dior o en Elizabeth Arden, una firma conocida de belleza, pero no de moda.
Ante esa difícil decisión, el modisto contó con el asesoramiento de su gran amiga Diana Vreeland, quien le aconsejó que apostara por Elizabeth Arden, una casa en la que podría desarrollar su talento.
Desde entonces se convirtió en favorito de las primeras damas de Estados Unidos como Betty Ford, Nancy Reagan, Laura Bush y Hillary Clinton.
Su última creación pública la lució la novia del actor George Clooney, Amal Alamuddin, en su noche de boda: un vestido con encaje bordado e incrustaciones de perlas y cristales, valorado en unos 250 mil dólares.
La muerte de Oscar la Renta coincidió con el inicio anoche de Dominicana Moda, el evento de más importancia de esa área en el país. Los asistentes quedaron marcados por la noticia del fallecimiento. 
Varios de los diseñadores pidieron al gobierno que declare uno o más días de luto nacional, además de que se le otorgue su nombre a una calle.  
SU PROPIA DEFINICIÓN
LA PERSONA: “Oscar de la Renta es una persona a la que a veces veo bien y otras mal, honesta consigo misma e íntegra a pesar de que es difícil de conseguir en una profesión como ésta”. Así se definió en 1987 en una entrevista publicada por el periódico Última Hora.
EVENTO: Durante una gala en Washington, en 1997, confesó sentirse orgulloso de su herencia hispana, sobre todo de ser dominicano. En ese evento recibió un premio de manos de su gran amigo, el artista español Julio Iglesias.
MÁS APORTES: La situación de la niñez vulnerable fue una de sus grandes preocupaciones sociales. En el orfanato que auspició adoptó a su único hijo, Moisés, cuando éste era un bebé.
“Siempre digo que Moisés y yo nos encontramos en un momento en que ambos nos necesitábamos emocionalmente”, se lee en su biografía.
Publicado por Ramon Almanzar en Listindiario.com.do 

Publicar un comentario

 
Top