Todo cambio a una costumbre establecida por años genera una resistencia casi automática , por el facilismo de esa “Cultura del No, por el desconocimiento de lo nuevo, por la negación misma de lo que se ha vivido, a veces sin analizar lo nuevo, sin valorar sus aportes y lo positivo de la revisión que implica a la luz de condiciones sociales cambiantes”.

El criterio lo externa hoy el Ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez, en visita que giró esta mañana al director de El Nacional, Radhamés Gómez Pepín y al editor de la revista Qué Pasa! José Antonio Aybar. Rodríguez, a propósito de los comentarios y reacciones que produjeron unas declaraciones que ofreció al visitar la Biblioteca Nacional, ofreció detalles de su propuesta para una “re-ingeniería” del concepto Feria del Libro. José Antonio Rodríguez aclara que no se trata de una propuesta para “tomar o dejar” o imponerla como una camisa de fuerza. “Se trata de un proyecto que debemos sentarnos a explicarlo y a consensuarlo. No buscamos imponer nada.

En Cultura no es posible trascender con proyecto alguno sin la anuencia de los actores del proceso”, afirma. Sobre los 50 pesos La resistencia se ha comenzado a plantear por el lugar seleccionado: el Centro de Convenciones de San Soucí y la posibilidad de que se cobre 50 pesos como bono a compra de libros del público general asistente, exceptuando estudiantes de escuelas y colegios, envejecientes y minusválidos. La principal objeción que se ha externado es al planteamiento del pago de 50 pesos por entrada al público general, ya acostumbrado por años al acceso gratis a la Feria. “No es un pago. No es una taquilla de entrada. Se trata de un crédito o bono a quienes acudirán a comprar libros y disfrutar de los espectáculos. El público que viene a comprar libros, tendrá ya un bono para restar 50 pesos a los libros que adquiera,” dice. Indica que la boleta aplica como crédito y va a favorecer la compra de libros y las actividades de los libreros, a quienes se les pedirá igualmente que ofrezcan mejores precios de feria, y mayor variedad de autores y temas, de modo que no solo estén disponibles los autores de “moda”, sino todos aquellos que han hecho aportes considerables a las ciencias, y citó a modo de ejemplo, la obra del padre del Psicoanálisis, Sigmund Freud. “No sólo debemos ofertar a Mario Benedetti, a Vargas Llosa y Neruda”. El libro llegará más barato, con mayor variedad y siendo el centro de toda la Feria.

El ministro sostiene en su propuesta que el nuevo recinto ferial ofrece mejores posibilidades de control y espacio para parqueo (todo el que se necesite), evitando el caos que se genera en torno a la Plaza de la Cultura con la agravante de la venta informal y en condiciones de falta de higiene de los vendedores ambulantes de alimentos y accesorios extraños al libro. El nuevo espacio tiene mayor control y seguridad al contar con solo una entrada y una salida. Los módulos se pueden instalar en mesas o estructuras con divisiones ligeras para centenares de expositores. Destaca que en la parte bajo techo se pueden acoger hasta 10 mil expositores y en el espacio abierto se utilizarían las casetas. Los Pabellones El concepto nuevo de la Feria implica el final de los grandes pabellones que se levantan a un costo millonario para estar exhibiéndose durante tres semanas, con la alternativa de utilizar los recursos para el fomento del libro a bajo costo para ser ofrecidos en la misma feria en proyectos de promoción del libro.

“En realidad en el fondo lo que se desarrolla es una competencia de pabellones en la cual, cada empresa o entidad oficial, procura montar el más costoso y eso no es posible en el marco de un país que lo que necesita es dotar a la cultura y la educación de recursos para su fomento”, afirma el ministro de Cultura. El transporte al nuevo recinto ferial es tan factible como a la Plaza de la Cultura y recuerda que los estudiantes son llevados en guaguas, además de que se establecerán rutas gratis hacia la zona ferial. Quienes acuden en sus vehículos privados tendrán parqueo disponible y seguro, sin parqueadores que extorsionen y bajo a responsabiloidad de las autoridades.  

Fuente Elnacional.com.do
 
Top